Inicio Al minuto Fidel, Fidel que Tiene Fidel

Fidel, Fidel que Tiene Fidel

Compartir

Por.- Carlos Angulo Parra

Pocos personajes causan en nosotros tanta discordia como el de Fidel Castro Ruz, el fallecido dictador de Cuba. Unos lo quieren santificar como si fuera Benito Juárez (otro personaje controvertido, aunque ya no tan conocido respecto a la polémica que causa), otros lo quieren tener en el Infierno, asándose a fuego lento.

He oído de todo, desde que es el causante de la “gran prosperidad del pueblo cubano”, hasta que es un dictador asesino y la gente más corrupta y despreciable del continente americano.

Una cosa si tiene Fidel, nadie se puede quedar indiferente ante este personaje histórico. Lo que sí existe en torno al dictador, es que tuvo la inteligencia política, la visión social y una excelente táctica para realmente vencer al imperialismo yanqui, a lo menos respecto a evitar que lo derrocaran, como lo han hecho los gringos con innumerables dirigentes latinoamericanos, hayan sido o no hayan sido dictadores o provengan de procesos democráticos.

Ahora, en estos tiempos, veo la oportunidad de que con la muerte de Fidel aprendamos en México a lidiar con los gringos. Nuestro gobierno, por lo pronto se muestra, en el mejor de los casos impávido con el triunfo de Trump. Se ve nuestro gobierno sumamente débil ante las posibles reacciones que Trump vaya a tener en contra de México una vez que tome el poder. Por lo pronto, está dispuesto a sentarse a “negociar” con el Gigante del Norte, manejado por un presidente maniaco, eso lo considero como una actitud claudicante, ab-initio.

Fidel nunca negoció con los gringos, fijó su agenda de una manera no alineada, como llamó al grupo de naciones que no se aliaban con los Estados Unidos (aunque sí se alinearon con la vieja URSS). Si se hubiera sentado a negociar con los estadounidenses hubiera perdido de inmediato en sus propósitos (para bien y para mal).

Fidel tuvo la visión de usar a la URSS para su beneficio y jugar a la guerra fría, claramente perdida por el bloque soviético, y aun así prevaleció su régimen, odiado por los gringos, y ubicado a 90 millas de sus costas.

El embargo de Estados Unidos en contra de Cuba ha tenido efectos devastadores para el pueblo cubano, pero aun así permaneció vigente el régimen castrista. Los cubanos en el exilio se hicieron ricos y adquirieron gran poder político en la derecha de Estados Unidos, y ni así lograron derrocar a Fidel.

La enseñanza que debemos aprender los mexicanos de este dictador, es la de su genio político para administrar su relación con los Estados Unidos, a pesar de las múltiples debilidades de la posición geográfica de la isla de Cuba, su economía hecha pedazos y los grandes enemigos que siempre tuvo su régimen.

Debemos los mexicanos darnos cuenta que nuestro país es una amenaza para los Estados Unidos, exponencialmente mucho más grande que la que siempre fue Cuba, incluyendo la derivada de la llamada “crisis de los misiles”. Compartimos una de las fronteras más grandes del mundo con ellos, tenemos una inmensa población en sus fronteras, una cantidad enorme de inmigrantes viviendo ilegalmente allá, pero indispensable para que funcionen sus requerimientos de bienes, sobre todo alimentarios y servicios de todo tipo, desde mantenimiento de edificios, su propia construcción y remodelación, para que funcionen sus restaurantes, reparación de automóviles y toda clase de mantenimiento de maquinaria y equipo.

Sobre todo, debemos de tomar en cuenta, que nuestras economías están tan entrelazadas que para separarlas se necesitaría una cirugía mayor (como la de separación de mellizos que comparten órganos comunes), que puede poner en riesgo la salud económica de ambas naciones.

Fidel fue un dictador implacable en su isla, que hizo subsistir su control social y político sobre su población, en un mundo de política y economía globalizada, nadie lo venció, más que la muerte y a una muy avanzada edad.

Yo le insto a nuestro gobierno que aprenda a jugar sus cartas ante el imperialismo del Norte, que viene fuerte con sus absurdas visiones anticuadas y miopes.

México, a diferencia de Cuba, tiene muchos aliados dentro de los Estados Unidos, y cuenta con muchísimo más aliados en el exterior que los que nunca ha tenido Cuba.

Analicemos los escenarios y nuestras fortalezas (las debilidades las conocemos de sobra), lancémonos hacia el rumbo de nuestra agenda, no la agenda de Trump, sino la agenda de aprovechar las fortalezas de Norteamérica como región (integrada por Canadá, Estados Unidos y México), y derrotemos a los gringos ignorantes, xenófobos, miopes, fascistas y discriminadores, que hicieron que Trump ganara, utilizando nuestras fortalezas con inteligencia y agallas, como lo hizo Fidel, pero  con la gran diferencia, que lo estaríamos haciendo para construir la unión de nuestra región y no como oportunidad para oprimir, como lo hizo el dictador Castro.